Emocionante carta de un motero

Me tomo la libertad de publicar esta carta que fue escrita en el 2005 en la revista Motociclismo, cuando terminé de leerla me había emocionado, quiero compartirla con todos vosotros y a la vez si el autor lee este blog darle un pequeño homenaje, y presentarle mis respetos de parte de una gran comunidad de Moteros.

"Ha pasado ya más de un año y medio desde que tuve el peor frenazo que he tenido en toda mi vida. Fue sólo un instante, unas décimas de despiste, un semáforo tapado por unos árboles en una calle de Madrid, un asfalto en mal estado y un frenazo, un último frenazo...
No iba rápido, bien protegido a pesar de ser verano en Madrid, casco, guantes, chaqueta pero la maldita mochila y la cámara digital que llevaba dentro me destrozaron la médula. Mala suerte, sencillamente mala suerte.. No me lo podía creer, ni un arañazo, la moto un simple arrastrón y yo el resto de mi vida en silla de ruedas...
Adiós sueños, adiós viajes en moto, adiós a un matrimonio que había comenzado apenas un mes antes, adiós a todo pensé...
En la UCI me preguntaron si quería leer algo, por supuesto, mira haber si a salido el MOTOCICLISMO... mi gente no daba crédito, parapléjico por un nefasto accidente de moto y yo aún seguía pensando en ellas., esta claro que el accidente no me ha cambiado.
Sólo vosotros podéis entender qué pasa por la cabeza de un apasionado de las motos, esa sensación de auténtica libertad, esas carreteras con paisajes espectaculares, ese momento en que te quitas el casco y lo dejas en el depósito, te estiras aún sentado en la moto y miras sonriendo al compañero....silencio, qué silencio...
Por lo menos me quedan los recuerdos: girarla cabeza cada vez que oigo una moto, ir a Cheste y sobre todo, tener esperanzas de que algún día la ciencia avance y tenga una solución para mi cuerpo.

Y me queda mi mujer, Marta, que ha hecho que esta pesadilla sea una experiencia más de la vida, sea un punto y seguido hacia delante. Que me ha hecho comprender que por encima de todo estamos nosotros, que nos queda toda la vida por delante, y que me seguirá acompañando a lo que sea, a Cheste; al Jarama, a comprarme una chupa nueva aunque ya no la disfrute encima de una moto...gracias Marta.

Simplemente quiero deciros que disfrutéis de la moto, que es una auténtica pasada. Uves a todos y cuando nos veamos en un circuito o en la calle pensad que encima de esta silla hay un apasionado de las motos y de la vida.
Yo seguiré soñando..."