Los neumaticos:Presión adecuada

Los neumáticos de nuestra moto requieren un mantenimiento básico y revisiones periódicas que no debemos descuidar. Gran parte de nuestra seguridad depende de estas gomas que entran en contacto con la carretera.

Los neumáticos de la moto son el elemento que revisaremos con más asiduidad. Revisar la presión una vez a la semana debería de ser parte de nuestras rutinas en moto, pero desgraciadamente olvidamos esta sencilla rutina de mantenimiento. Dedicarles unos minutos a nuestros neumáticos es la diferencia entre rodar seguro y no, además de entre que nos duren en perfecto estado o no. Si quieres conocer más detalles de los neumáticos de tu moto, te recomendamos este reportaje.

A diferencia de los coches que reparten su peso entre cuatro puntos de apoyo y de una forma plana, una moto necesita una sección redondeada para poder girar. Cuando tomamos curvas inclinamos nuestra moto y para inclinar nuestra moto tenemos que estar materialmente suspendidos por el aire que contienen nuestros neumáticos. Si los neumáticos no tienen la presión de aire adecuada, la moto comienza a tener problemas de manejabilidad y de estabilidad.

Efectos en la conducción en la moto por no llevar las presiones adecuadas los neumáticos

Si hablamos del neumático delantero, si no tiene la presión adecuada tenderá a subvirar lo que significa que la moto entrará en una curva y tenderá a sacarnos de ella por mucho que la inclinemos con nuestro cuerpo. También no llevar la presión adecuada en la rueda delantera hace que se cierre la dirección cuanto entramos en curva.

La falta de presión en el neumático trasero se notará en la estabilidad en recta y que será mucho más torpe cuando entremos en una curva. Sólo unas décimas por debajo de la presión indicada por el fabricante puede ser relevante para que notemos estos efectos.

Una presión inadecuada, además, es uno de los factores que pueden influir para que estemos expuestos a sufrir un reventón de una rueda; algo que en una moto puede ser fatal. Los neumáticos sin aire tiene mucho más contacto con el asfalto y hacen que tomen temperatura mucho más rápido y que su compuesto comience a fallar si esta temperatura es excesiva. Fijate en la importancia que le dan los pilotos de MotoGP, por ejemplo, a la temperatura de los neumáticos y la temperatura de la pista. Por regla general nos neumáticos no revientan por exceso de presión, si no por todo lo contrario.

Excepto los pilotos de trial, que ruedan en unas condiciones especiales, a muy baja velocidad y con unos neumáticos especialmente diseñados para ello, la presión más baja no se traduce en mayor agarre, ni en mayor seguridad. Una baja presión de los neumáticos significa el deterioro acelerado de éstos y problemas con nuestra seguridad.

¿Cómo se mide la presión en las ruedas de nuestra moto?

La presión el las ruedas de nuestra moto se debe medir en frío. Lo ideal es que en casa tengamos un compresor de aire y un manómetro de calidad. Pero no siempre podemos tener estos elementos mano, por lo que casi con seguridad es que tengas que ir a una gasolinera a medir la presión de éstos. En unos tres kilómetros los neumáticos ya deberían de haber alcanzado su temperatura de trabajo, ya están calientes, por lo que o bien esperas a que se enfríen o bien los hinchas con algo más de presión de la recomendada por el fabricante y una vez en casa, con un manómetro de bolsillo, vuelves a comprobar esta medición cuando la moto haya estado un rato en reposo.

La presión adecuada de los neumáticos siempre es la que te recomienda el fabricante de tu moto, que ha hecho pruebas con varios fabricantes de neumáticos y ha dado con los datos adecuados. En el caso de duda o que no recordemos bien el dato, por regla general podemos aplicar para motos grandes unos 2,4 ó 2,5 Kg/cm2 delante y 2,8 ó 2,9 detrás. Para una scooter la combinación estándar podría ser 2,0 ó 2,2 delante y 2,4 detrás (2,8 si llevas pasajero). Pero insistimos que la presión adecuada es siempre la que recomienda el fabricante. Y siempre es mejor rodar con algo más de presión que con menos.

Una compra que debes hacer es la de tu propio manómetro. Los tienes de bolsillo a buen precio y te evitará las malas mediciones que tienen los manómetros de las gasolineras, que no siempre están en las mejores condiciones. Los establecimientos especializados en neumáticos sí que suelen tener manómetros bien calibrados, si quieres ver si el tuyo cumple con la medida, mide allí la presión de tu moto y luego comprueba con el tuyo propio que tiene la misma medida.

Siempre tienes que tener en cuenta la escala en la que están midiendo la presión. La más habitual son los bares. Un bar más o menos equivale a una atmósfera. O en PSI, 1 bar equivale más o menos a 15 PSI. Si vemos en el manómetro 2,4 bares significa que estamos metiendo 2,4 kilos por centímetro cuadrado en el neumático de nuestra moto.

Una vez medida la presión puedes comprobar si la válvula pierde aire con un poco de líquido. Si pierde aire tendrás que apretar el obús de la válvula con una llave adecuada. Nunca descuides los tapones, son imprescindibles para que no entre suciedad en la válvula y previenen de pequeñas fugas de aire.

Fuente:http://www.moto1pro.com