Técnica para trazar una curva en moto

Las curvas, cuando vamos en moto, son un momento especialmente delicado. Sólo contamos con dos ruedas y para compensarlo y hacer un giro sin que la fuerza centrífuga nos saque de la carretera lo debemos compensar inclinando la moto.

Pero las curvas, además de exigir cierta técnica, son por suerte la parte más excitante y divertida de conducir una moto. Aquí te contamos cómo hacerlo de forma segura, correcta y eficaz.

  • La aproximación y frenada

Al aproximarnos a una curva hemos de adecuar nuestra velocidad al ángulo de la curva en cuestión. A más velocidad más deberemos inclinar la moto para mantener la trazada correcta, y esto a veces llegado un punto resulta imposible o poco seguro. Para eso es importante llegar a una curva a una velocidad acorde al ángulo de giro que tomaremos. Para que nada falle siempre trataremos de llegar a esa curva más despacio de lo que realmente exigiría su trazada.

Siempre frenaremos antes de llegar a una curva, y nunca dentro. Dependiendo de la curva a veces no necesitaremos actuar sobre los frenos, sino simplemente bastará con dejar de acelerar y reducir marchas para que la retención del motor baje nuestra velocidad.

  • La mirada

Como sabes, la mirada es uno de los puntos más importantes al circular en motor, ya sea circulando en moto en ciudad o en carretera abierta. Siempre debemos de mirar muy por delante de nosotros y recuerda que la moto tenderá a ir hacia donde nosotros fijamos la mirada.

Al llegar a una curva y una vez que hayamos visto su ángulo de giro miraremos siempre al punto de salida de la curva, a lo lejos, y así conseguiremos hacer una trazada más limpia, pasando por el ápice de la curva en su justo momento.

No te quedes mirando a dos metros de tu rueda delantera. Levanta la mirada y busca el punto por donde quieres salir de la curva.

  • Punto de inclinación

Al llegar a la curva ya hemos debido de adecuar nuestra velocidad al ángulo de giro y nos colocaremos en el lado exterior de la calzada para entrar en la curva abriéndonos. Es decir, si la curva es a la izquierda, nos colocaremos a la derecha de nuestro carril, y si es a la derecha lo haremos a la izquierda de nuestro carril.

Nos abrimos y comenzamos a inclinar. A partir de ese momento no tocaremos los frenos y sólo seguiremos acelerando ligeramente para tener siempre la tracción óptima.

Si una vez inclinados tocamos el freno delantero las fuerzas harán que la moto se enderece, no nos permita girar, y nos haga seguir rectos sacándonos de la carretera. Es uno de los errores más comunes al trazar curvas en moto.

  • Punto de contacto

Una vez inclinados comenzamos a girar hacia el lado al que va la curva. El punto de contacto es el momento de mayor inclinación y ha de ocurrir en el ápice de la curva, el punto más cercano al interior de la curva. A partir de ese momento comenzaremos a enderezar la moto y a reducir la inclinación.

  • Salida de la curva

Tras pasar por el ápice empezamos a enderezar y a levantar la moto, y mientras que mantenemos la mirada fija en el punto de salida de la curva vamos acelerando poco a poco parra cada vez ganar más velocidad.

En este momento, cuando la moto sigue inclinada y nosotros empezamos a acelerar, debemos tener cuidado con motos muy potentes ya que la superficie del neumático trasero que está en contacto con el asfalto es reducida y podemos perder la adherencia si nos excedemos con la aceleración, con su consecuente caída. Los sistemas de control de tracción evitar esta pérdida de adherencia al abrir gas.

  • Enlace con la siguiente curva

Al salir de una curva es probable que nos aproximemos a otra y quizá el punto de salida de la primera curva no corresponda con el punto de entrada de la segunda. Por tanto, en estos casos debemos de adaptar nuestra velocidad y nuestra trazada para conseguir el mejor paso posible entre todas las curvas en conjunto.

  • Precauciones

En una curva la moto está inclinada y en consecuencia la superficie del neumático que está en contacto con el asfalto es menor. Si a esto le sumamos las fuerzas que tratan de alejarnos del centro de la curva en el giro nos encontramos con una situación especialmente delicada.

Extrema la precaución en curvas ciegas donde no tengas visibilidad, con las posibles curvas sucias de tierra u hojas, en curvas mojadas y en curvas en zonas de sombra en invierno si las temperaturas son bajas.

El paso por curva es una de las artes más bonitas de disfrutar de una moto, no permitas que una distracción estropee tu gran momento.

Disfruta de tu moto.